16 julio 2018

 
La alabanza divina y la oración monástica

En la antigua consagración de una virgen – es el rito que nosotras adoptamos para la profesión perpetua – hay una analogía con el rito de la dedicación de una iglesia: la religiosa es considerada “Domus orationis” (casa de oración). Por eso nuestro compromiso principal es la oración.

Nuestra Regla nos enseña a comprender la oración sobre todo como un estilo de vida, como recogimiento, como silencio íntimo y lleno de la presencia del Espíritu Santo.
Así la entendemos; como aire que el alma respira, como búsqueda apasionada de la voluntad de Dios para adherirnos de todo corazón a ella. La oración continua que Cristo nos pide y enseña en el Evangelio.

Voto di Povertà

Este anhelo del alma de alabar a Dios encuentra su máxima expresión en la celebración de la Liturgia de las horas: “Somos embajadores de la Iglesia ante el Padre, y le presentamos nuestros dones, le mostramos sus necesidades y derechos. Por eso cuando estamos en el coro adquirimos como una doble personalidad: la propia individual llena de debilidades, miseria y culpas; pero también la del cuerpo místico de Cristo, de embajadores de la Iglesia, y por eso es que debemos presentar ante Dios las necesidades del mundo, tan numerosas y diversas, pidiendo su intercesión. Cristo está con nosotros, como nos lo ha prometido: él es el supremo jerarca que acepta nuestras oraciones y alabanzas para unirlas a las suyas y presentarlas ante el trono de su Padre”  (Columba Marmión).

Voto di Povertà

El Oficio Divino es una oración pública, que da voz a las creaturas para que den alabanza y gloria a Dios con las mismas palabras del Espíritu Santo.
El punto culminante de nuestra unión con Dios es ciertamente la participación en la santa Misa, por eso está claro que la presencia más específica y real de nuestra casa es la Presencia de Cristo en la Eucaristía y por eso el Sagrario ocupa el centro, el corazón de nuestra casa. Hacia él queremos otorgar los cuidados más asiduos, más queridos y delicados.
La máxima importancia se nos pide dar también a la meditación diaria y a la lectura espiritual, especialmente de las vidas de los santos. Nuestra jornada se ve así envuelta y calentada por la presencia del Señor y del continuo diálogo interior con Él.

La Liturgia de las Horas, oración de la Iglesia

Indietro TOP Indietro

Hijas de San José
Salita Inferiore San Rocchino 15 - 16122 - Genova - Tel. 010/8393034 - Fax 010/8393799 - email
Partita Iva: 01263730101 -:- Codice Fiscale: 80045510106