19 noviembre 2017

 
Voto de Pobreza

El primer sinónimo de la bienaventuranza evangélica que el voto de pobreza nos permite disfrutar es la libertad: un corazón libre de toda avaricia, de todo apego personal, de todo temor. Pobreza que significa no poseer nada y estar libre del afán de la posesión de los bienes materiales, porque con el voto nos hemos abandonado a la divina Providencia. Es una confianza plena en Dios quien cuida de nosotros por medio de nuestros superiores y la comunidad.

No queremos nada fuera de Dios, nada que la comunidad religiosa no ofrece en cada momento. La vida común, que pone remedio al vicio del uso de las cosas en propiedad exclusiva es la garantía de nuestra pobreza. Queremos seguir el modelo de la primera comunidad cristiana: nuestra única riqueza es Cristo, su presencia en medio de nosotros y su Amor.

Voto di Povertà

La pobreza es afectiva y efectiva: afectiva porque es un desprendimiento de nosotros mismos, antes de todo, de nuestra voluntad, aprendiendo a descubrir la presencia de Dios en toda situación; efectiva porque con el acto de la profesión nos despojamos de todo, queriendo no disponer de ningún bien sin el permiso de los superiores. Usamos de los bienes para nuestra vida material y para el apostolado, pero con el corazón completamente libre del que sabe que las cosas son sólo medios, confiando en todo lo que la comunidad nos proveerá cada día.

Voto di Povertà

Esto comporta también la confianza y la sencillez para pedir aquello de que se tiene necesidad, como todos los verdaderos pobres, quienes poseen la bienaventuranza de la pobreza de espíritu.

Indietro TOP Indietro

Hijas de San José
Salita Inferiore San Rocchino 15 - 16122 - Genova - Tel. 010/8393034 - Fax 010/8393799 - email
Partita Iva: 01263730101 - Codice Fiscale: 80045510106